La crisis americana por las hipotecas subprime (II)

DESARROLLO DEL CONFLICTO:

Tras la fuerte subida de tipos de interés sufridos en los años que van del 2004 al 2007 (han pasado del 1 por ciento de junio de 2004 al 5,25 por ciento actual), muchas empresas dedicado a este tipo de hipotecas se ha encontrado con un gran problema, un problema que les ha dejado a muchas al límite.

Conceder hipotecas no sólo se convirtió en una fuente de ingresos futuros, sino también presentes mediante la emisión de deuda respaldada con esas mismas hipotecas. Una entidad conseguía dinero en el presente mediante el lanzamiento de bonos (una operación conocida como titulización sobre la garantía de su cartera hipotecaria). Una vez lograda esa liquidez, la maquinaria se activaba de nuevo y el dinero conseguido se dedicaba a nuevos préstamos (bien a personas o bien a empresas). La clave pasaba por seguir alimentando esa maquinaria con más hipotecas que sirvieran para emitir nuevos bonos. El problema surge cuando el mercado ya no da más de sí, cuando los clientes no piden más préstamos para comprar casas. Esto es lo que ocurrió en EEUU, y la reacción de los bancos fue clara: bajaron sus requisitos para captar nuevos clientes, incluso a sabiendas de que el riesgo deque éstos no devuelvan el préstamo es mayor. Fue entonces cuando el negocio de las subprime se disparó. Así, entre 2000 y 2006 se cuadruplicó, y supone casi el 13% de las hipotecas existentes en EEUU.

Conscientes de que estas hipotecas poseían un mayor riesgo de impago y de que, por lo tanto, el mercado exigiría más intereses a los bonos que emitieran a partir de ellas, las entidades los empaquetaron junto a otros bonos surgidos de hipotecas o activos de mayor calidad. Camuflados así, salieron al mercado. Las compraron otros bancos y otros inversores, pero esta forma de obtener rentabilidad comenzó a temblar cuando los impagos repuntaron en las subprime. Ahí empezaron las quiebras de las entidades que han prestado estas hipotecas.

La primera gran compañía que ha sufrido las consecuencias de las subprime ha sido New Century Financial (una de las empresas más grandes del sector hipotecario estadounidense). En un anuncio que dejó helado a más de uno, NewCentury daba a conocer su bancarrota técnica al no poder pagar las cantidades que debíann a sus acreedores. Algo que, además, le ha supuesto tener que hacer frente a una investigación criminal por parte de las autoridades federales estadounidenses. New Century comenzó su caída al desplomarse un 60 % en bolsa, y debido a que no cumplía los ingresos mínimos de 1 dólar que había acordado con sus acreedores, la situación final será la bancarrota

¿Te ha gustado la noticia? ¡Compártela!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *