La crisis americana por las hipotecas subprime (I)

Aprovechando un trabajo que he tenido que realizar para la universidad, voy a aprovechar para comentar el mismo en 3 partes distintas.

ORÍGENES DEL CONFLICTO:

Este conflicto tan actual tiene unos antecedentes no muy lejanos, ya que en la 2ª mitad de los 90, EEUU se vio inmersa en una burbuja tecnológica que propició una subida de la economía y de la bolsa.

Desde el año 2000 hasta el 2002 esa burbuja estalló y las consecuencias fueron que la economía sufrió un descenso considerable. Esto produjo al mismo tiempo una recesión económica (la economía descendió bastante) y, junto al atentado terrorista ocurrido el 11 de Septiembre en EEUU, provocó una grave crisis monetaria.

Para intentar paliar este momento tan difícil, la Reserva Federal de Estados Unidos (FED, que es el organismo encargado de conducir la política monetaria del país, regular la actividad bancaria, mantener estabilidad en el sistema financiero y proveer con servicios financieros al gobierno y a entidades públicas y privadas) redujo los tipos de interés al 1%. Esto fue un hecho histórico en la economía estadounidense debido a que los tipos de interés estadounidenses no lograban un porcentaje tan bajo desde 1958.

Este descenso de los tipos consiguió que la economía del país aumentara de forma considerable en un periodo no muy largo, desde el años 2003 hasta el 2004.

Debido a que la economía comenzaba a recobrar la normalidad, la FED decidió ir aumentando gradualmente los tipos de interés (1,28%; 1,5%…) con lo que la economía recuperó las pérdidas, y debido a las ganancias, el consumo de la población también aumentó. Este aumento del consumo provocó que hubiera una mayor demanda de las hipotecas y la consecuencia de ello fue el apalancamiento (aumento de la deuda).

El apalancamiento hizo que la deuda que acumuló la gente que había contratado las subprime llegara a un límite no esperado, un límite que se sobrepasó de manera que, dio lugar a la crisis, una crisis hipotecaria estadounidense. Una crisis que parecía que no iba a llegar al resto de los países del mundo, pero que poco a poco se ha podido ir observando que sus consecuencias, también tienen una gran influencia en los demás países.

Este tipo de empresas obtiene la mayor parte de su financiación por parte de los grandes bancos de inversión. Estos avales recibidos, exigen a las compañías que ofertan hipotecas subprime alcanzar una serie de objetivos financieros mínimos (con los que los bancos se garantizan una serie de beneficios). De no lograrse, el apoyo económico puede ser retirado de forma inmediata, dejando a la empresa indefensa ante los avatares del mercado, como ya ha comenzado a ocurrir con empresas prestigiosas en este ámbito en los Estados Unidos.

¿Te ha gustado la noticia? ¡Compártela!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *